Castellano English

ALBA: el despertar de la conciencia regional, 14 de diciembre de 2010

alba-tcp NOTAS ALBA-TCP
ALBA : el despertar de la conciencia regional
Caracas, Venezuela, 14 de diciembre de 2010
Fuente: Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores de Venezuela
Caracas, 14 de diciembre de 2010 (MPPRE).- A seis años de la creación de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América - Tratado de Comercios de los pueblos (Alba-Tcp) son muchos los avances en materia de integración social, política y económica alcanzado en la región, gracias a una fórmula equilibrada basada en los principios complementariedad, solidaridad, justicia y cooperación.

El 14 de diciembre del 2004, los líderes de la Revolución venezolana y cubana, Hugo Chávez Frías y Fidel Castro Ruz, respectivamente, suscribieron en La Habana, el Acta Constitutiva de la entonces llamada Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA); algunos no alcanzaron valorar el profundo significado histórico y real del paso que se dio en aquel momento y de la nueva página que se escribía en el devenir de Latinoamérica y el Caribe.

EL ALBA es una propuesta de integración que nació para contrarrestar el tratado denominado Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) promovido por Estados Unidos, desde la Cumbre de Miami de 1994, el cual constituyó el más reciente capítulo de la doctrina panamericana preconizada por Washington desde los tiempos de James Monroe.

Esta alianza regional se fundamenta en la creación de mecanismos para crear ventajas cooperativas entre las naciones que permitan compensar las asimetrías existentes entre los países del hemisferio.

Su propósito es construir consensos para repensar los acuerdos de integración en función de alcanzar un desarrollo endógeno nacional y regional que erradique la pobreza, corrija las desigualdades sociales y asegure una creciente calidad de vida para los pueblos.

Se basa en la cooperación de fondos compensatorios para corregir las disparidades que colocan en desventaja a los países débiles frente a las primeras potencias.

Por esta razón la propuesta del ALBA otorga prioridad a la integración latinoamericana y a la negociación en bloques subregionales, abriendo nuevo espacios de consulta para profundizar el conocimiento de nuestras posiciones e identificar espacios de interés común que permitan constituir alianzas estratégicas y presentar posiciones comunes en el proceso de negociación.

El desafío, impedir la dispersión en las negociaciones, evitando que las naciones hermanas se desgajen y sean absorbidas por la vorágine con que viene presionándose en función de un rápido acuerdo por el ALCA.

Hoy más que nunca, hay que relanzar la unidad latinoamericana y caribeña. El ALBA, es la consolidación de las luchas de movimientos en Suramérica, que se multiplican y articulan contra el ALCA. Es, en definitiva, una manifestación de la decisión histórica de las fuerzas progresistas que emergen para demostrar que otra América es Posible. FIN/ Migdalia Díaz tomados de distintas fuentes. Foto:archivo