Castellano English

Consejo de Movimientos Sociales del ALBA facilitará participación de los pueblos, 14 de diciembre de 2010

alba-tcp NOTAS ALBA-TCP
Consejo de Movimientos Sociales del ALBA facilitará participación de los pueblos
Caracas, Venezuela, 14 de diciembre de 2010
Fuente: AVN - Agencia Venezolana de Noticias

Caracas, 14 Dic. AVN .- La Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América (Alba), en contraste con otros esquemas de integración, incorpora el Consejo de Movimientos Sociales, para afianzar el compromiso con la integración de los pueblos, con lo cual se facilita la participación de las organizaciones populares de los países miembros.

Así lo destacó Andrés Antillano, miembro consejero del movimiento social del Alba, al ser entrevistado este martes en Agenda Abierta, de Telesur.

Señaló que dicho consejo se instalará en 2011, en la próxima cumbre del Alba.

“Con aspectos como éste, el Alba supone una transformación radical de las instancias de integración. Ya no son los grandes capitales, ni las trasnacionales los que determinan la unión, sino son los pueblos junto con los gobiernos progresistas los que definen los proyectos y los horizontes de la integración”, recalcó.

El Alba surge como un proyecto de colaboración y complementación política, social y económica entre países de América Latina y el Caribe, promovida inicialmente por Cuba y Venezuela, como contrapartida del Área de Libre Comercio de las Américas (Alca), impulsada por Estados Unidos.

El Alba se crea en La Habana, Cuba, el 14 de diciembre de 2004, por acuerdo entre Venezuela y el Estado cubano. Sus actuales miembros son Antigua y Barbuda, Bolivia, Venezuela, Cuba, Ecuador, Dominica, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas.

Antillano señaló que el Alba plantea la integración de los pueblos desde los puntos de vista político, social, cultural, frente a un modelo que privilegiaba la integración puramente económica, como era el caso del Alca.

“El Alba, desde su constitución, fue la alternativa a un modelo que privilegiaba la integración del capital contra la integración de los pueblos y acentuaba las diferencias entre los países para propiciar un intercambio desigual a favor de los países más poderosos”, reiteró.

"De hecho, uno de los grandes alcances del Alba es la superación de las desigualdades entre los países, bajo los principios de solidaridad, participación y reciprocidad", subrayó.

Como un ejemplo de superación de asimetrías por parte del Alba, Antillano citó el anuncio de la segunda transacción con el Sucre, moneda virtual de la alianza, denominada Sistema Único de Compensación Regional, para el intercambio comercial entre países del Sur.

“Este intercambio entre naciones del Sur se formaliza frente al dólar, que terminaba favoreciendo la economía hegemonizada por Estados Unidos”, apuntó.

Indicó que el Sucre permite un intercambio de equivalencias que fortalece la reciprocidad entre los países del Sur.

“Todo esto posibilita un intercambio de cooperación de pueblo a pueblo, además que en el Alba la integración se desmarca de toda norma de globalización capitalista”, subrayó.

Para Antillano, con el Alba se trata de reconocer el espacio de la América como un espacio social, cultural, económico y político y busca favorecer proyectos que a partir de la solidaridad, la cooperación y la reciprocidad pongan en práctica un nuevo modelo de desarrollo económico de integración.

En tal sentido, Antillano resaltó que se han venido desarrollando proyectos grannacionales en las áreas social y cultural, entre otras, y también están empresas grannacionales que plantean la posibilidad de ejecutar actividades económicas conjuntas que superen los modelos de integración que acentúan las asimetrías entre países.

“El modelo globalizado neoliberal que tenía su énfasis en las economías del Norte ha fracasado rotundamente y empieza a aparecer, como una esperanza de los pueblos del Sur, la posibilidad de integración Sur-Sur, y el Alba es una expresión de ello”, consideró.

Hizo la salvedad de que el Alba, aparte de ser un mecanismo de integración económica, es un proyecto político que apuesta a una forma de desarrollo no sólo del Sur, sino desde el Sur.