Castellano English

Consolidar unidad latinoamericana objetivo internacional de Ecuador, 31 de enero de 2011

alba-tcp NOTAS ALBA-TCP
Consolidar unidad latinoamericana objetivo internacional de Ecuador
Quito, Ecuador, 31 de enero de 2011
Fuente: Prensa Latina

Por Pedro Rioseco (Prensa Latina *)

Quito, (PL) El primero y más importante objetivo de Ecuador este año en política exterior es trabajar por consolidar la unidad de los países de América del Sur y de Latinoamérica, afirmó el Canciller Ricardo Patiño en entrevista con Prensa Latina.

Aspiramos, precisó, a convertirnos en una verdadera experiencia de integración positiva, concreta, con resultados efectivos no sólo declarativos.

En su despacho del Palacio de Najas, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio e Integración, Patiño esbozó a Prensa Latina las líneas principales del gobierno de la Revolución Ciudadana para este año en el marco internacional.

La Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) ha sido un punto de preocupación especial de nuestro gobierno y hemos trabajado en su consolidación durante todo el año anterior, señaló.

Hay otros dos procesos de integración que están uno comenzando a funcionar y otro en ciernes, comentó.

El primero de ellos, explicó, es la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Somos ocho países de América Latina y El Caribe que tenemos muchas coincidencias políticas y creemos importante consolidarnos a partir de experiencias concretas.

Una de estas, dijo, es el Sistema Unitario de Compensación Regional de pagos (SUCRE), que permitirá reducir los niveles de dependencia en nuestras relaciones económicas con relación al dólar.

Esto es muy importante. En la medida en que nuestros países vayan dependiendo más de sí mismos para los intercambios, en sus propias monedas, permitirá ampliar las relaciones comerciales y tendremos menor dependencia con Estados Unidos y otros países, recalcó.

Pero por otro lado, agregó, en el ALBA necesitamos ir consolidando otros procesos de integración como los productivos, energéticos, culturales.

En términos productivos, con las experiencias y fortalezas que tienen cada uno de los países, podríamos lograr se creen empresas de medicamentos genéricos, vacunas, y otros productos necesarios, aunque algunos tienen menos capacidad que otros para producirlos.

Si Venezuela tiene más capacidad de energía, Cuba mayor capacidad en medicinas, Ecuador en experiencias de planificación, estas distintas capacidades las podemos poner al servicio de los demás, comentó Patiño.

Somos países pequeños, y unidos nos damos escala, nos ayudamos. Una empresa, señaló, puede no ser rentable en un país individualmente pero sí puede obtener rentabilidad con un mercado que incluya varios países.

El otro es el tema de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en la que estamos trabajando para imaginar cómo va a ser, y pensar cómo podría desarrollarse una especie de OEA sin Estados Unidos y Canadá, anticipó.

También Ecuador se plantea avanzar en nuestra mirada hacia otros lugares del mundo, abriendo espacios de acercamiento político, económico y comercial con Asia, los países árabes y África. Esto, puntualizó Patiño, para que nuestra relación internacional no sea coja, como lo ha sido en gobiernos anteriores, cuando se creía que con tener relaciones con algunos países del mundo era suficiente. En un mundo tan integrado y diverso como el actual, tenemos que trabajar en el acercamiento con otros países.

El Canciller ecuatoriano consideró importante incrementar las relaciones con los miembros del ALBA, tanto en lo político como en lo comercial, y en convenios de cooperación.

Hay muchas oportunidades, potencialidades, para hacer más amplias nuestras relaciones con los países del ALBA, dijo.

Se refirió al año último cuando ocurrió la realización de un evento internacional en Otavalo que consideró una experiencia interesante en lo político.

Allí, apuntó, se destacó la participación de las comunidades afrodescendientes e indígenas en nuestros países.

Pero, con espíritu autocrítico, tengo que reconocer que fue un evento aislado, al cual no le hemos dado seguimiento para que se consolide políticamente esa presencia en los países del ALBA, y especialmente la conexión entre las organizaciones sociales, valoró.

Eso es desde el punto de vista social y político, pero también en lo económico nos corresponde y deberíamos trabajar en una cooperación mutua en muchos términos, añadió.

Hay cosas tan sencillas como por ejemplo el idioma, reflexionó.

Nosotros necesitamos en Ecuador formar más profesores en inglés, y podríamos hacer un convenio con países del ALBA que tienen ese idioma para que vayan a formarse allá, donde pueden hacerlo muy bien y mucho más barato.

Son elementos tan sencillos que a veces no nos damos cuenta. Si queremos formar profesores en inglés en el Reino Unido o Estados Unidos, cuesta caro, pero en El Caribe posiblemente cueste la mitad, y es una manera de integrarnos que implica beneficios para ambas partes, sugirió.

No hemos estado acostumbrados a ver nuestras riquezas, sino nuestras falencias, nuestras deficiencias, enfatizó.

Nos han golpeado nuestra autoestima, ideológicamente hemos estado coartados, por eso debemos estimular la creatividad y la búsqueda de esos factores de unidad, afirmó Patiño en la entrevista con Prensa Latina.

Respecto a la posibilidad de UNASUR de avanzar a corto plazo para negociar con los grandes bloques mundiales, reconoció que a nivel internacional y multilateral conseguir resultados concretos es muy difícil.

Ciertamente, admitió, nos tomó todo un año que siete países más ratificaran el Tratado Constitutivo de UNASUR, lo que le permite entrar en vigencia en las próximas semanas.

Pero hay que decir algo, dijo, sí hay un avance. Hay muchos tratados que demoran mucho más tiempo y en apenas un año se avanzó prácticamente a cubrir esa necesidad de la vigencia del Tratado.

Otro de los hitos del desarrollo de Suramérica, en mi opinión, subrayó Patiño, tiene que ser la entrada en funcionamiento del Banco del Sur, que tiene también aprobado su Tratado desde el 2009 y apenas dos países de los siete lo hemos ratificado.

Ecuador ya lo ratificó y nos comprometemos a trabajar para lograr que en este año, ojalá, pueda entrar en vigencia y funcionar el Banco del Sur, lo cual puede tener implicaciones muy importantes por la motivación del capital asociativo en la integración productiva, aseveró.

(*) El autor es corresponsal de Prensa Latina en Ecuador.

rr/prl