Castellano English

Declaración Conjunta

IV Cumbre Extraordinaria - Caracas, Venezuela - 02 de febrero de 2009

Declaración Conjunta

Los jefes de estado y de gobierno de los países miembros del ALBA – TCP e invitados, en ocasión de su IV Cumbre Extraordinaria,  reunidos en la ciudad de Caracas, República Bolivariana de Venezuela el día 02 de febrero de 2009, saludaron con entusiasmo el décimo aniversario del gobierno bolivariano de Venezuela y su profunda revolución, genuinamente popular e independiente.

Constataron la marcha exitosa del ALBA – TCP  como modelo de integración de los pueblos de América Latina y el Caribe, basado en la complementariedad, solidaridad, justicia y cooperación, a la vez que ratificaron su compromiso con los principios estipulados en la declaración conjunta de 14 de diciembre del 2004, suscrita entonces por los presidentes de la república de cuba y la república bolivariana de Venezuela.

Acogieron con satisfacción los resultados logrados en los cuatro años de existencia del ALBA – TCP, que se han traducido en proyectos concretos de cooperación que han beneficiado a millones de seres humanos en esferas como: la salud, la educación, la seguridad alimentaria, la creación de infraestructura, el suministro y la seguridad energética, el desarrollo de industrias locales y la promoción de la cultura de los pueblos latinoamericanos y caribeños.

Destacaron el compromiso de concentrar en el período inmediato los recursos y esfuerzos en las áreas que han sido designadas como prioritarias,  a saber: alfabetización y post alfabetización; salud; alimentos; energía; medio ambiente; telecomunicaciones y cultura; saludaron la creación del banco del alba y  acordaron dar los pasos necesarios y definitorios para su puesta en funcionamiento.

Constataron con satisfacción los cambios revolucionarios y progresistas que tienen lugar en América Latina y el Caribe con espíritu antimperialista, fruto de los amplios movimientos sociales a favor de la justicia y en rechazo a los modelos económicos y políticos dependientes y excluyentes que han promovido la desigualdad y la inequidad.

En ese sentido, acogieron con gran satisfacción el ambiente de solidaridad e identidad regional manifestado en la Cumbre de América Latina y el Caribe (calc) celebrada en Salvador de Bahía, Brasil en diciembre de 2008 y en particular, resaltaron el llamado conjunto de los líderes asistentes a favor de la conformación de una organización latinoamericana y caribeña como aspiración de unidad e integración de los pueblos de esta vasta región. Se comprometieron a trabajar con dedicación en el empeño por crear esta nueva entidad.

Significaron que sería errado desconocer, en la región y fuera de ella, esta realidad incontestable del momento que vive América Latina y el Caribe y rechazaron todo intento de injerencia extranjera dirigida a revertirla.

Reiteraron su grave preocupación por la crisis económica internacional del capitalismo, cuya profundidad y consecuencias finales son aún impredecibles y cuyo impacto más nocivo cae sobre los pueblos de los países en desarrollo y los sectores menos favorecidos de los países desarrollados. Enfatizaron la responsabilidad de las economías de los países desarrollados y de las políticas económicas seguidas por sus gobiernos en el origen y profundidad de esta crisis.

En ese sentido exhortaron a la participación activa de América Latina y el Caribe en la Cumbre Mundial convocada en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas para buscar soluciones de forma participativa e incluyente a la crisis financiera internacional.  

Reafirmaron su compromiso de hacer frente a esta crisis sobre la base de los principios definitorios del ALBA – TCP, en un ambiente de cooperación y solidaridad, que tome en cuenta el trato especial y diferenciado que merecen las economías más vulnerables y los sectores más desfavorecidos dentro de las respectivas sociedades.

Ante la situación específica de la inestabilidad financiera internacional, reafirmaron la voluntad de contribuir a encontrar soluciones propias de los países de América Latina y el Caribe, que contribuyan a una mayor soberanía económica de sus naciones y avanzar hacia la construcción de un sistema monetario y financiero sólido y justo, que  sea independiente de los patrones neoliberales y del modelo internacional prevaleciente desde el fin de la segunda guerra mundial, cuya propia naturaleza es co-responsable de los actuales desajustes.

En ese sentido, tomaron nota con satisfacción de los avances de los grupos de trabajo constituidos para la conformación del Sistema Único de Compensación Regional (SUCRE) y se comprometieron a brindar la máxima prioridad a la creación de un sistema monetario y financiero propio.

Ratificaron su condena absoluta al bloqueo económico de los Estados Unidos contra Cuba y reiteraron su reclamo de que este sea eliminado con la mayor celeridad. De igual modo, señalaron que si bien el cierre del centro de detención y torturas del gobierno de los Estados Unidos instalado en la base naval de Guantánamo constituiría una señal positiva hacia la comunidad internacional, América Latina y el Caribe esperan la pronta devolución a Cuba del territorio que hoy ocupa ilegalmente esa base. En el contexto del compromiso internacional en contra del terrorismo, reiteraron la demanda de que sea extraditado a la República Bolivariana de Venezuela el connotado terrorista y prófugo de la justicia Luís Posada Carriles. Reclamaron así mismo que sean liberados los cinco héroes cubanos que cumplen injusta condena en cárceles de los estados unidos por combatir el terrorismo.

Expresaron su solidaridad con el gobierno de Nicaragua y con su justo reclamo a que se respete, sin injerencias externas, el proceso democrático electoral de ese país. En ese sentido, rechazaron las medidas económicas coercitivas de Estados Unidos y la Unión Europea que agravan la tensa situación que enfrenta ese pueblo hermano en el contexto de la actual crisis económica internacional.

Saludaron la extraordinaria victoria del pueblo boliviano en la adopción de su nueva Constitución política del Estado, que debe ser respetada como expresión soberana de esa hermana nación.

Desde Caracas, cuna de el Libertador Simón Bolívar, a 50 años del triunfo de la Revolución Cubana, a 30 años de la Revolución Sandinista, y en el décimo aniversario de la Revolución Bolivariana, los países miembros del ALBA – TCP ratificaron su firme compromiso de continuar profundizando el camino de independencia e integración que reclaman los pueblos de Latinoamérica y el Caribe.