Castellano English

LOGROS POLÍTICOS DEL ALBA-TCP

LA CONSTRUCCIÓN DE LA IGUALDAD ENTRE TODAS LAS NACIONES PARA UN MUNDO PLURIPOLAR

La agenda mundial de hoy está orientada por materias con contenido socioeconómico, sobre la base del desarrollo y movilización de recursos tanto políticos como económicos. Dentro de esa nueva agenda, surge la necesidad de transitar por nuevos o renovados rumbos.
 
El Presidente Hugo Chávez, afirmó en la VI Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores del Tratado de Cooperación Amazónica celebrada en Caracas el 6 de abril de 2000, que  “… tenemos que inventar nuevos caminos ahora que está comenzando el siglo XXI [...] es un encuentro, uno más de esfuerzos conjuntos para retomar, ahora sí con firmeza, el camino aquel que diseñaron los que nos dieron la patria, el camino de la unidad como única alternativa de sobrevivencia ante este mundo globalizado, ante las tesis que se pretenden imponer de que no hay más alternativa ante las imposiciones de un mundo que dejó de ser bipolar y pretende ser unipolar y nosotros nos resistimos, el mundo del siglo XXI debe ser multipolar o nosotros fracasamos rotundamente. Es la única alternativa que tenemos, no sólo nosotros, no se trata ya ni siquiera de nosotros, se trata de los que están naciendo hoy, los que están viniendo al mundo y los que vendrán mañana, se trata de la sobrevivencia de nuestros pueblos”.
 
Ese camino viene marcado por el ideal político bolivariano de unión, de integración, como única salida o alterativa política para abordar el siglo XXI. Se trata, afirma el Presidente Chávez en la  VI Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores del Tratado de Cooperación Amazónica de “conformar un polo de fuerza mundial en esta parte del mundo”. No obstante esta unión debe trascender lo económico, debe responder al clamor del pueblo, y sumar la voluntad política de los gobiernos.
 
Al respecto, esta Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América responde a una alternativa política que conformando otro bloque o polo de poder busca romper con los lazos de dependencia económica de esta región.
 
Por tanto, “es conveniente que avancemos audazmente hacia lo político. Creo que mucho más importante, mucho más prioritario, mucho más urgente que la conformación de ese necesario espacio económico, es la conformación de un sólido bloque, de un sólido espacio político”, advertía el Presidente venezolano en la II Cumbre de Presidentes y Jefes de Gobierno de la Asociación de los Estados del Caribe, celebrada en República Dominicana el 17 de abril de 1999.
 
Esta idea busca sin duda alguna articular los cambios domésticos políticos con  los hemisféricos y económicos, planteándose la posibilidad de que América Latina y el Caribe se puedan convertir en un bloque sólido, capaz de competir, con los demás bloques económicos en el nuevo orden global.
 
Al respecto, el ALBA se muestra hoy consolidado como un consistente bloque de integración que ha alcanzado, en apenas cinco años, que el proyecto se amplíe cada vez más, en aras de lograr una sociedad más justa, de iguales y en constante crecimiento social, económico y político.
 
En el marco de esta consolidación de la unión, integración y soberanía política, el ALBA se fortalece como un promotor dinámico y fundamental en la lucha por alcanzar el “Equilibrio del Universo”, conforme al voto de El Libertador. En ese sentido, busca imprimirle especial énfasis a dos pilares fundamentales de la política exterior común de los países del ALBA: 

LA CONSTRUCCIÓN DE LA IGUALDAD ENTRE TODAS LAS NACIONES PARA UN MUNDO PLURIPOLAR 

LA LUCHA CONTRA EL INTERVENCIONISMO Y LA GUERRA

En tal sentido, dentro de esa construcción de la igualdad entre todas las naciones para un mundo pluripolar; los países miembros del ALBA promueven conjuntamente la consolidación de espacios, acuerdos y alianzas con países y organizaciones que contribuyan a poner fin a los hegemonismos imperiales. Con ese fin, se articulan proyectos de desarrollo conjuntos, sobre la base de la igualdad entre los Estados, la lucha contra todas las formas de hegemonismo y el respeto pleno a la soberanía, haciendo especial énfasis en la articulación Sur – Sur.  

En cuanto a la lucha contra la guerra y el intervencionismo; particularmente contra el intervencionismo militar, los países del ALBA conforman espacios y acuerdos, alianzas que fortalezcan su capacidad de garantizar la soberanía nacional de los pueblos contra el intervencionismo extranjero, en específico contra la ocupación y las amenazas militares del Imperio. En ese sentido, acompañan al pueblo de Puerto Rico en su lucha por la independencia y la soberanía nacional.
 
Igualmente despliegan todos sus esfuerzos para conservar la paz en todas las circunstancias, ofreciendo su contribución solidaria para restablecer la paz donde prevalezcan conflictos, favoreciendo la solución política, pacífica y negociada de todas las diferencias por profundas que sean.

DEFENSA DE LOS DERECHOS DE LA MADRE TIERRA

La alianza es uno de los caminos en los que América puede aunar esfuerzos en defensa de la vida, para enfrentar el proyecto capitalista que atenta contra la sobrevivencia de la humanidad y de la tierra.
 
Al respecto, el ALBA viene a ser la vanguardia en las primeras trincheras para la defensa de la Madre Tierra, por cuanto crea una apertura para la voz de la opinión pública internacional, para la voz de los pueblos del mundo.
 
Se trata, aunque algunos intenten silenciarlo, de un modelo que responde verdaderamente a los intereses nacionales y regionales y sobrepasa los marcos comerciales para ejercer en todos los campos claves: económico, político y social.
 
Los países del ALBA, albergan la firme convicción de que, la existencia de la humanidad está en riesgo como consecuencia del cambio climático provocado por el carácter depredador del sistema económico y social capitalista. En tal sentido, todas las acciones que la comunidad mundial emprenda para mitigar el fenómeno de cambio climático deben orientarse a cambiar ese sistema que depreda y viola los Derechos de la Madre Tierra.
 

En tal sentido, los países miembros de la Alianza propugnan su más firme apoyo a la Cumbre Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra realizada en Cochabamba, Estado Plurinacional de Bolivia, en abril de 2010, donde los países del ALBA, junto a los pueblos del mundo, buscan poder transformar en propuestas y políticas concretas, el lema “no cambiemos el clima, cambiemos el sistema”. 

DEFENSA COMÚN DE LOS DERECHOS HUMANOS EN EL ALBA

Al respecto, esta Alianza Bolivariana considera el fortalecimiento de las labores de concertación política a través de las instancias existentes, con miras a contrarrestar las campañas orquestadas en contra de nuestros pueblos, y a actuar con solidaridad y denunciar la hipocresía y el doble discurso; mientras presenta los logros alcanzados por nuestros nacionales en la construcción de Estados y sociedades basados en el más absoluto respeto a los Derechos Humanos. 

CONCERTACIÓN POLÍTICA DE LA ALIANZA 

El bloque ALBA ha defendido posiciones firmes y certeras para condenar de manera absoluta el genocida bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos a Cuba.
 
Mediante el respaldó de manera enérgica al gobierno del presidente Evo Morales, se rechazó  la convocatoria que grupos separatistas hicieron en Bolivia, logrando desactivar así sus pretenciones divisionistas.

 

El ALBA convoca el respeto a la soberanía de los países de América Latina y el Caribe, rompiendo el consenso que en espacios internacionales busca formarse alrededor de las iniciativas hegemónicas e imperiales que atentan contra nuestros pueblos.
 
Esta iniciativa integradora, elevó su voz en espacios internacionales reiterando la propuesta hecha por el Consejo de Managua, en la cual los Jefes de Estado rechazan el golpe de Estado ocurrido en Honduras.
 
Mediante la activación del bloque de países ALBA, en la Asamblea Anual de la  Organización de Estados Americanos, se consiguió derogar la resolución que supuso la suspensión de Cuba como miembro de la OEA, en 1962. Acción que representa uno de los actos de justicia y rectificación histórica que desagravia al pueblo cubano que estoica y dignamente ha soportado un injustificable bloqueo.