Castellano English

Se extiende en todo el país plataforma financiera para realizar operaciones con el SUCRE, 27 de enero de 2011

alba-tcp NOTAS ALBA-TCP
Se extiende en todo el país plataforma financiera para realizar operaciones con el SUCRE
Caracas, Venezuela, 27 de enero de 2011
Fuente: Columna "Al día con el BCV", Banco Central de Venezuela
 
Integración regional avanza sobre bases de cooperación y complementariedad económica
 
En el ámbito de la banca pública venezolana actualmente existe un conjunto significativo de instituciones bancarias facultadas para actuar como Banco Operativo Autorizado (BOA) del Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos (Sucre), con lo cual se provee a los exportadores e importadores del país, tanto públicos como privados, de una robusta plataforma para realizar sus operaciones mediante este eficiente mecanismo regional de integración financiera y de pagos.
 
Los bancos de Comercio Exterior (Bancoex), de Venezuela, Industrial de Venezuela, del Tesoro y Bicentenario componen el portafolio de instituciones de intermediación financiera pública que están autorizadas para canalizar los requerimientos de empresarios, pequeños y medianos industriales, así como de empresas estatales y sociales, que tengan interés en concretar transacciones de comercio exterior empleando este novedoso sistema de pagos.
 
Además de las instituciones bancarias públicas, la ampliación de la plataforma de intermediación financiera del Sucre incluye también a la banca privada y a bancos de las naciones del ALBA radicados en el país. Al respecto, el presidente del Consejo Monetario Regional del Sucre, Eudomar Tovar, señaló que luego de realizar las adecuaciones correspondientes, Banesco Banco Universal también ha recibido el visto bueno para trabajar como BOA, además de la sucursal del Banco de Comercio Exterior de Cuba que opera en el país, y que recibió la calificación de BOA en el último trimestre del año pasado.
 
Todas estas acciones se complementan con el trabajo adelantado por la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) para que los agentes públicos y privados de la economía venezolana puedan incorporarse como usuarios del Sucre en sus operaciones de comercio exterior. Desde junio de 2010, mediante Providencia N° 104, la Cadivi reglamentó todo lo concerniente a las importaciones que utilicen este sistema de pagos, como alternativa frente a los medios tradicionales que emplean al dólar o al euro como valor de referencia.
 
Desde la realización de la primera operación comercial en febrero de 2010, se ha observado un aumento progresivo del volumen de transacciones que serán canceladas a través del Sucre en todos los países signatarios del Tratado, lo que coloca a este Sistema en un lugar privilegiado como alternativa para consolidar y expandir un mecanismo de integración financiera en Latinoamérica, basado en principios de complementariedad, respeto a la soberanía y solidaridad.
 
El Sucre nació mediante Tratado suscrito en octubre de 2009, en el seno del ALBA, como parte de una estrategia de política internacional orientada a la creación de un mundo pluripolar, de mayor equilibrio y reducción de las asimetrías en todos los ámbitos. Este sistema, de pagos está abierto a la participación de todos los países latinoamericanos y caribeños. Integrado inicialmente por Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, no se excluye la posibilidad de acuerdos con países extraregionales.
 
Buenas perspectivas
 
Tovar destaca que 2011 se perfila como un período promisorio para el Sucre, puesto que el sistema con un año en funcionamiento, ha demostrado ser eficiente en términos de ahorro en tiempo y costos transaccionales, lo que ha sido reconocido por los empresarios involucrados en las operaciones realizadas. Se espera que para el primer trimestre de 2011 se concreten alrededor de 25 nuevas operaciones mediante el Sucre.
 
Además de la reducción de los costos transaccionales y de los riesgos cambiarios, entre las ventajas que tiene el Sucre destacan los incentivos para el incremento del comercio intrarregional; el aumento de la productividad de los países miembros; la consolidación del proceso de integración y el desacoplamiento progresivo del uso de divisas en las transacciones comerciales entre socios regionales.
 
Instrucciones para los BOA venezolanos
 
Todas las operaciones a través del Sucre serán tramitadas a través de los Bancos Operativos Autorizados (BOA) y deberán sujetarse a las normas operativas previstas en las Resoluciones y circulares, manuales e instructivos que al efecto ha dictado el Banco Central de Venezuela.
 
Antes del trámite de cualquier operación, los BOA deberán constatar la debida inscripción en el Registro de Usuarios del Sistema de Administración de Divisas (Rusad), y el respectivo registro del exportador que al efecto lleva la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi).
 
Los BOA no podrán tramitar ninguna operación de importación sin que exista el respaldo de la correspondiente Autorización de Adquisición de Divisas (AAD), expedida por el órgano administrativo cambiario competente de conformidad con la normativa aplicable.
 
Bases del sistema
 
El sistema está constituido por un Consejo Monetario Regional (CMR), que funge como órgano rector. demás del CMR y de la Unidad de Cuenta Común (el “sucre”), el sistema tiene otros componentes: la Cámara Central de Compensación de Pagos, que es administrada por el Banco del ALBA, y el Fondo de Reservas y Convergencia Comercial, el cual permitirá, mediante la promoción del desarrollo productivo orientado a la exportación, la reducción de asimetrías estructurales entre los países miembros.
 
En su fase inicial, la Cámara Central de Compensación opera con una unidad de cuenta virtual para fijar los montos entre los bancos centrales, y facilitar que importadores y exportadores operen con sus respectivas monedas locales, a nivel nacional. Cada vez que ocurre una operación mediante el Sucre, se realiza una transferencia entre los bancos centrales de los países miembros. Posteriormente, los BOA reciben la autorización de su respectivo banco central para acreditar los pagos en la moneda local a los exportadores.